Salud

¿Y si se muerde las uñas?

Nail biting child

Algunos niños se muerden y se comen las uñas, normalmente de forma inconsciente. Veamos qué podemos hacer para que no tengan este hábito.

Es mejor no darle mucha importancia al problema, aunque si se convierte en algo frecuente tenemos que intentar conocer la causa, ya que un hábito se crea casi siempre por estrés, miedo o ansiedad y lo utilizan para calmarse. Por ello debemos estar atentos, ser pacientes y hablar con el niño para ver si está atravesando una situación nueva o estresante, como una separación de los padres o problemas en el colegio. Una vez que sepamos la causa podremos actuar para minimizarla. Si se hace sangre o heridas es mejor acudir a un psicólogo.

En otros casos el niño comienza a morderse las uñas por simple imitación, ya que puede que vea a un amigo o a un hermano que hace lo mismo. En casa cuando veamos que comienza a morderse las uñas podemos darle algo para que lo coja con las manos y se distraiga, como pinturas o puzles.

Si el niño se muerde las uñas porque es muy nervioso debe realizar actividades que le que le distraigan y le ayuden a liberar energía, como ir al parque. También tenemos que explicarse que si se sigue mordiendo las uñas se puede producir una infección y deformaciones en los dedos.

Nunca tenemos que castigarle o regañarle, los niños se motivan más con premios, por eso tenemos que plantearle un reto con una compensación. Por ejemplo, si pasa una semana sin que se haya mordido las uñas podemos ir juntos a montar en bici o llevarle al cine.

A veces los padres utilizan un líquido amargo para que no se muerda las uñas, pero siempre es mejor que deje este hábito por sí mismo. Si el niño está implicado en el proceso de dejar de morderse las uñas más fácilmente lo conseguirá.

Y un consejo, mejor que le cortes las uñas a menudo para que le resulte más complicado mordérselas.