Educación

¿Y si las notas de fin de curso no son buenas?

Depositphotos_3708757_l

Se acaba el curso escolar y puede que algunos niños no traigan buenas notas. En tal caso debemos tomar unas medidas.

Es fundamental que no le regañemos ni le humillemos, sino que intentemos averiguar las causas de las malas notas, ya que puede deberse a que esté pasando una racha o haya tenido algún problema que no sepamos. Por eso lo mejor es hablar con calma y tiempo.

Una de las cosas más importantes es que el niño confíe en sí mismo y en sus capacidades, por eso debemos motivarle a través de nuestras palabras y no insinuarle o decirle que es un inútil, ya que así lo único que lograremos es que empeore la situación.

Los castigos tampoco sirven de mucho, aunque está claro que no le vamos a premiar por las malas notas llevándole de viaje o comprándole una bicicleta. Lo que sí podemos hacer es premiarle si la próxima vez aprueba todo. En los niños casi siempre es más efectivo premiar que castigar.

Nuestra actitud es vital para motivarle hacia el aprendizaje, por lo que tenemos que exponerle las ventajas de adquirir conocimientos e ir al colegio.

Si el niño va mal en una o varias asignaturas tenemos que establecer un plan diario para reforzarlas. Aunque sea verano y obviamente tenga derecho a disfrutar de sus vacaciones, es importante que le dedique unas horas al día al estudio y a repasar las materias que presenten mayor dificultad. Si no nos vemos capaces o el niño no se lo toma en serio siempre podemos contratar un profesor particular o apuntarle a clases extraescolares. Incluso a veces un pedagogo puede ser de gran utilidad para detectar si existe un problema que no vemos.

En casa debemos tener un espacio reservado y sin ruidos para que el niño esté cómodo mientras estudia o hace deberes de recuperación.