Salud

Viajar con niños que se marean en la carretera

Salir de viaje con niños ya de por sí es toda una experiencia cargada de precauciones, equipaje extra, y por qué no decirlo, una cuota infinita de paciencia. Cuánto más será esto una verdadera odisea si, además, nuestro peque se marea cuando viaja por carreteras; y al mareo le siguen los temibles vómitos. En este caso viajar es un verdadero trastorno, sobre todo si no sabemos actuar adecuadamente ante estos inconvenientes.

Lo principal es que mantengamos la calma y tomemos conciencia del mal momento que nuestro peque está pasando, ya que esto no es algo que pueda, o no, controlar; se trata de un verdadero malestar fisiológico que va más allá de sus posibilidades de control. Por lo general comienzan sintiendo una espantosa inestabilidad, tienen sudoración fría, palidez, náuseas y finalmente el vómito.

Para que puedas prevenir estos malos momentos te dejamos algunos consejos que esperamos surtan efecto:

– Nunca emprendan un viaje luego de comer.
– Intenta mantenerlos distraídos, juega, habla con ellos y también canten juntos.
– Un buen ayudante anti-vómitos es el chicle, si aún no está en edad de consumirlos reemplázalo por caramelos.
– No permitas que lean, ni que hagan alguna actividad que les demande fijar la vista sobre algo.
– No hagas tramos de más de hora y media sin parar para tomar aire fresco.
– Jamás fumes dentro del coche y mantén el ambiente fresco dentro del mismo.

De todas maneras, y como no todos los organismos responden de igual manera, lleva a mano bolsas, toallas y ropa para cambiarlo si fuera necesario. Y sobre todo mantén la calma, es importante que tu peque sepa que cuenta contigo en una situación tan difícil para él.