Educación

Por un uso racional de la televisión

Kids with TV

Demasiado tiempo frente a la televisión puede producir problemas de conducta y emocionales en los niños. En general los peques pasan más de dos horas frente a la televisión, un hábito que puede tener consecuencias negativas, como por ejemplo sobrepeso, aislamiento, agresividad o irritabilidad.

En los últimos años hemos visto cómo han aumentado los canales infantiles, que emiten a toda hora dibujos, series infantiles y casi siempre demasiada publicidad, por lo que es necesario establecer un control de las horas para ver la televisión, que no debería de ser más de una al día.

Si vemos la televisión con ellos podemos comentar lo que nos parece bien o mal para enseñarles buenos valores. En todo caso, siempre que quieran ver la televisión, debemos procurar que los programas estén adaptados a su edad, y sobre todo que no sean violentos, ya que pueden ser causa de pesadillas y comportamientos antisociales o agresivos

A veces por comodidad dejamos a los niños que se queden viendo la tele para que nosotros podamos hacer otras cosas. Sin embargo es importante que aprovechemos los ratos libres para estar juntos y hacer otras cosas más útiles, como por ejemplo charlar, jugar, ir al parque, montar en bici o quedar con sus amigos.

Más consejos

Los niños nunca deben hacer los deberes o estudiar frente a la televisión, ya que no se concentrarán lo suficiente y les afectará negativamente a su rendimiento escolar. Además merendar frente a la tele aumenta las probabilidades de sobrepeso porque no controlan lo que comen, sobre todo en el caso de la comida basura.

A la hora de la comida y la cena también tenemos que apagar la televisión, ya que es un momento perfecto para comentar con los peques cómo les ha ido el colegio o cualquier otro asunto que les interese, lo que reforzará la unión familiar y mejorará la comunicación.