Moda y Complementos

Un cabecero para la cama con forma de pizarra

Happy child in the bed

Cuando un recién nacido llega al mundo, los padres suelen volverse locos por decorar la habitación del pequeño con todo lujo de detalles para que pueda dormir en un cuarto bonito, cómodo y muy agradable

Sin embargo, los gustos de los peques van cambiando con el paso de los años y, lo que en un primer momento podía ser ideal para tu hijo o hija, un tiempo después puede resultarle desagradable, pesado o demasiado infantil. ¡Es el momento de cambiar la habitación!

Pero como modificar radicalmente una estancia suele ser bastante caro y lleva mucho trabajo, hoy te proponemos que realices un solo cambio que haga que tu peque esté mucho más contento y tú consigas dar mucho gastando poco.

Se trata de incluir en la habitación de tu hijo un cabecero que, además de decorar la cama y evitar que esta roce con la pared, se pueda utilizar como pizarra en la que apuntar todo tipo de cosas.

Además, para ello basta que compres un cabecero normal y lo embadurnes con pintura de pizarra, de venta en multitud de establecimientos.

De este modo, tu hijo y tú podréis mandaros divertidos mensajes a través de este original cabecero.

Asimismo, también podrás utilizarlo como recordatorio incluyendo las frases “¿te has lavado los dientes?”, ¿has hecho los deberes?, “¿le has dado de comer al perro?” y otras oraciones similares que harán que a tu querubín no se le escape nada.

¡Descubre más consejos para decorar la habitación del peque y consigue que pueda disfrutar de un dormitorio muy especial!