Embarazo

Super Mamá

mama-con-bebe-en-brazos

De repente llegas un día a casa con tu pequeño y te ha cambiado la vida para siempre. Comienzan las noches sin dormir, los llantos, los nervios, y esos momentos de felicidad extrema que sólo puedes conseguir con tu bebé.

Las madres dejamos de ser mujeres independientes, para ser una súper mamá, aunque estemos muertas de cansancio sólo con sentir un mínimo movimiento de tu peque se te disparan las alarmas para comprobar que todo va bien.

Durante el día tampoco somos capaces de descansar, el bebé te ocupa las 24h del día y cuando apenas está dormidito, te preocupas de las labores de la casa que por desgracia no se hacen solas.
Sólo puedo daros un consejo que yo aún no he llevado a cabo: descansa y procura dormir cuando tu nene duerma, porque quedan muchas noches en vela. Y sobre todo no te preocupes tanto por la casa, no hay prisa en recoger, y si no es hoy ya lo harás mañana, lo primero sois tu bebé y tú y que nadie te diga lo contrario ni te haga sentir culpable por no limpiar el baño.

Etiquetas: