Educación

Ser madre de una adolescente (II)

5500515

Ayer comenzamos este post sobre la difícil tarea de ser madre de una adolescente, los vaivenes emocionales de esa edad tan típicos de las jovencitas y los enfrentamientos que esto trae aparejado con su madre, por una cuestión de identificación y, porqué no decirlo, hasta una cierta competencia. Lo bueno de todo esto es que, como casi todo en la vida, es pasajero.

Cuando llegamos a adultos, todo es diferente, la relación con nuestra mamá es más comprensiva y uno se da cuenta de lo importante y necesaria que es ella en nuestra vida. Aunque más allá de lo que se diga, “mamá” siempre es importante, en todas las etapas.  Va pasando la vida, pero nuestras mamás siempre siguen ahí, tal vez no sean las mujeres perfectas, pero siempre decimos que son “las mejores”, más allá de sus errores.

Las vemos fuertes, poderosas, capaces de contenernos y protegernos. Y muchas veces las notamos tristes, pero por lo común a ese sufrimiento no lo expresan, sino que lo esconden. Difícilmente nuestras madres se alejen de nosotras: “mí mamá es muy sobreprotectora, entonces para cualquier cosa me hace falta. Y yo ya me acostumbré a tenerla para todo”, suelen decir las adolescentes en una muestra contundente de las contradicciones amorosas propias de la relación madre-hija.

Tengamos la edad que tengamos, ellas van a estar siempre ayudándonos a crecer y a levantarnos cuando las cosas nos salen mal, dándonos la palabra justa y brindándonos su apoyo incondicional. Cuando nombramos la palabra “mamá”, se nos vienen muchas cosas a la mente, pero la que primero decimos es que la queremos.

Sin dudas, tanto para la madre como para la hija adolescente, esta es una de las etapas más difíciles de superar; pero tal como sucede desde que son una antes de nacer y por el resto del tiempo, solo el amor puede hacerlas salir victoriosas de todo lo que la vida les depare.

 

  • Esther Joaquin

    me parece un poco frio y distante tu comentario, muy racionalizado, asi le hablas a tu hija? no te lo recomiendo….