Embarazo

Quedarse embarazada no debe ser una obsesión

Pregnant woman holding a clock at her belly

Al llegar a una determinada edad, es natural en la mujer sentir unas ganas irrefrenables de ser madres, ese instinto maternal que produce una sonrisa cuando se está cerca de un peque o esa sensación interior cuando se ve a un recién nacido. Como todos sabemos esto es lo que se conoce como Reloj biológico que avisa de la mejor etapa física de la mujer para ser madre, el cual va siendo cada vez más insistente ya que conforme pasa el tiempo, el físico se hace cada vez menos óptimo.

Debido a este curioso mecanismo de la naturaleza para que la especie perdure, muchas mujeres que en la vida se habían planteado ser madres, comienzan a obsesionarse a partir del momento en el que esta “alarma” avisa con cada vez más fuerza. Este produce un gran problema psicológico si por alguna razón no se le concede este don de la naturaleza.

Las causas pueden ser diversas, pero las más problemáticas son la falta de una pareja estable o la imposibilidad física por disfunciones de compatibilidad con la pareja en la concepción. Las cuales pueden convertir un momento especial en un tremendo problema psicológico derivado de la frustración.

El centro de psicología PsicoAdapta de Madrid hace hincapié en la importancia de la inteligencia emocional en la medida en que la paciencia puede ayudar, y resalta lo perjudicial que resulta obsesionarse con este tema no sólo para la felicidad sino también a la hora de conseguir el gran objetivo. Tanto cuando el problema es la falta de pareja estable como cuando se trata de algo físico, si se evita esa fijación angustiosa que se da en muchos casos, el momento idóneo llegar cuando uno menos se lo espera.

Si bien es cierto que en muchos casos se puede recurrir a técnicas de fecundación in vitro en clínicas como Procrear  o incluso a la adopción en los casos en los que la edad fértil ha llegado a su fin (actualmente en torno a los 45 años, dependiendo de cuando se haya tenido la primera menstruación). Pero en cualquier caso esto no debe hacernos menos felices, sino afortunados si podemos acceder a este tipo de ayudas.