Salud

Qué hacer si tienen rozaduras o ampollas en los pies

feet in sand

Cuando llega el calor y los peques empiezan a utilizar zapatos de verano como las sandalias muchas veces aparecen las molestas ampollas, heridas o rozaduras que deben tratarse bien para evitar que se infecten.

Es frecuente que aparezcan ampollas en los pies cuando los zapatos del niño son nuevos o estrechos, incluso si son grandes porque rozan la piel.

Por ello lo primero que debemos hacer es comprar zapatos de calidad, aquí no merece la pena ahorrarnos unos pocos euros. Además debemos comprobar que los zapatos son de su talla, la piel es blanda, la suela es flexible y no tiene costuras molestas. Tampoco tenemos que dejarles muchas horas con los mismos zapatos si son nuevos, mejor cambiarle y proteger la zona si vemos que empieza a aparecer una rozadura o una ampolla.

En el caso de que aparezca una ampolla o una rozadura es muy importante que les lavemos los pies con agua y jabón, apliquemos un producto desinfectante y la cubramos con una tirita para que la proteja. En la farmacia podemos comprar unas tiritas específicas para ampollas que podemos ponerles para prevenir su aparición y ayudar a curarlas si ya existen.

Aunque es mejor no tocar, si la ampolla es muy molesta podemos pincharla para extraer el líquido, pero siempre con una aguja fina nueva y que hayamos limpiado con alcohol. Después se debe desinfectar y cubrir la ampolla con un apósito. Si la ampolla tiene pus o sangre debemos acudir al podólogo o al pediatra.

En cualquier caso tenemos que mantener una higiene adecuada de los pies de los niños, lavándolos y secándolos bien, sobre todo entre los dedos. Las uñas deben estar correctamente cortadas, es decir, rectas.

Si  van a la playa debemos eliminar con agua los restos de arena para que no les roce con los zapatos y les haga heridas o ampollas. Si llevan zapatos cerrados siempre deben ponerse calcetines de algodón, como en el caso de las zapatillas de deporte.