Educación

Qué hacer ante las rabietas de nuestros peques (III)

berrinches

En artículos anteriores habíamos comenzado a analizar la forma de actuar ante las comunes rabietas o berrinches de nuestros peques, hablamos de los límites y lo que ellos significan, hoy nos enfocaremos en dos recursos que los padres suelen implementar: regaño o penitencia.

Ante todo debemos dejar en claro que la puesta de límites a nuestros hijos no es un tema de autoritarismo sino de autoridad y de confianza entre padres e hijos; aún cuando estos son muy pequeños responden bien al “hasta aquí” que podamos ponerle si nos basamos en el amor y la confianza.

El reto o penitencia no son formas de límites, más bien son castigos y como tales no suelen ayudar a que nuestro peque comprenda que lo que ha hecho no está bien y debe dejar de hacerlo; así de simple.

La mejor forma de comprender esto, como padres, es observar que actuamos sin temores cuando vemos que nuestros hijos están en peligro; pero somos mucho más temerosos y dudosos a la hora de imponer un NO rotundo cuando la falta no entraña peligro alguno pero sí es un desafío a las reglas impuestas como familia.

Cada vez que tu peque advierta tus dudas a la hora de imponer un límite seguramente hará una rabieta de esas que recordarás por años y lo más probable es que no sepas como manejarlo.

Nunca olvides ante un berrinche que tu peque solo está probando hasta donde puede llegar con su independencia, y también está tratando de llamar tu atención. Lo más saludable para él y para toda la familia es encontrarse con un papá o una mamá que no duda en mostrarle que eso no puede hacerlo; con autoridad y afecto se solucionan estas situaciones, que por otro lado no dejan de ser normales en los primeros años de vida.