Embarazo

¿Qué es la amniocentesis?

Doctor examines abdominal wall of pregnant woman for analysis of

La amniocentesis es una prueba que se hace a las embarazadas para detectar anomalías y problemas en el feto.

Hay que tener en cuenta que se trata de una prueba para ver los problemas, pero que no los cura. De hecho muchas mujeres que deciden seguir con su embarazo adelante pase lo que pase no se hacen la prueba porque tienen su decisión tomada.

En la prueba en sí el médico realiza una punción con una aguja larga para extraer un poco de líquido amniótico. Durante el proceso se hace uso de una ecografía para ver al feto y no hacerle daño. La amniocentesis requiere poco tiempo, ya que no suele durar más de media hora.

Gracias la amniocentesis se puede diagnosticar problemas genéticos y cromosómicos, síndrome de Down, espina bífida, enfermedades metabólicas, infecciones…

De todas formas la prueba estudia los cromosomas y sus posibles alteraciones, por ello un  resultado normal no significa que no puedan existir otro tipo de problemas, como malformaciones de órganos o algunos tipos de retraso mental.

Normalmente la amniocentesis está indicada en las embarazadas de más de 35 años, cuando existen antecedentes o anomalías de otros embarazados o cuando una prueba anterior así lo recomienda.

Casi siempre la amniocentesis se realiza entre las semanas 14 y 20, aunque los resultados pueden tardar hasta dos o tres semanas.

A pesar de ser una prueba segura puede haber ciertos riesgos, como infección o lesión en el bebé, pérdida de líquido amniótico, aborto, sangrado…

A las mujeres que son Rh negativas se les administra gammaglobulina anti-D después de la prueba para evitar problemas en el feto.

Los dos días siguientes a la prueba la mujer debe reposar en casa, así como evitar las relaciones sexuales y los baños de inmersión por lo menos una semana.