Alimentación

Qué deben comer las madres durante la lactancia

Breastfeeding Woman

Las mujeres que dan leche materna a sus bebés pueden comer de forma normal, pero es bueno tener en cuenta unos consejos para que la leche contenga todos los nutrientes esenciales para el bebé durante la lactancia.

Comer de forma correcta

Para que la calidad de la leche en la lactancia sea buena no debemos comer por dos, eso es una leyenda sin sentido ya que el cuerpo tiene sus reservas. Sí que es cierto que deben tomar entre 200 y 500 calorías más al día. Lo importante es seguir una alimentación equilibrada. Si las madres toman alimentos variados en la lactancia el bebé se acostumbrará a diferentes sabores y comerá mejor en el futuro.

Es normal que muchas mujeres sientan hambre durante la lactancia, pero no por ello deben comer más cantidad, sino más a menudo y siempre alimentos que mantengan la energía y sacien, como puede ser un yogur, un poco de pan o fruta.

En general se recomiendan cereales, a ser posible que sean integrales, así como frutas y verduras. También es necesario tomar alimentos ricos en proteínas, hierro y calcio, como las legumbres, los lácteos desnatados y las carnes magras.

Nunca se debe hacer dieta durante los dos primeros meses de vida del bebé, ya que afectará de forma negativa a la leche. Sí que podemos eliminar alimentos innecesarios y ricos en grasas saturadas, como galletas, dulces y cualquier otro alimento procesado y de bajo valor nutritivo. También podemos hacer ejercicio como pasear con el bebé todos los días.

Alimentos que afectan a la leche en la lactancia

El pescado es recomendable por sus proteínas de gran calidad y grasas saludables, pero durante el embarazo y la lactancia debemos restringir algunos como el tiburón, el pez espada, el mero, la caballa y el atún porque pueden contener mercurio y otros tóxicos.

Durante la lactancia no debemos tomar nada alcohol porque pasa a la leche. Por el contrario sí es importante beber mucha agua y limitar al máximo las bebidas con cafeína.

Hay alimentos que pueden pasar a la leche y sentar mal al bebé produciéndoles cólicos, como el picante, el brócoli, la col, las coles de Bruselas y la leche de vaca.