Seguridad

Protege a los peques de los peligros de la electricidad

Child illustration

Los niños pequeños sienten una gran curiosidad por los aparatos eléctricos y la electricidad, lo que supone sin duda un gran peligro que podemos evitar siguiendo unos sencillos consejos y aplicando unas. medidas de seguridad

Qué podemos hacer

Una opción muy recomendable es instalar en el hogar un interruptor diferencial, un mecanismo que corta la corriente si ésta se eleva, por lo que es muy útil para evitar cortocircuitos. Podemos llamar a un electricista para que nos aconseje y lo instale de forma segura.

Además para reducir el riesgo de la electricidad tenemos que estar muy atentos y evitar que haya cables con los que los niños tropiecen. Así también evitaremos que arrastren móviles, lámparas o portátiles y que se estropeen o rompan totalmente. En el mercado encontramos regletas que pueden ayudarnos a solucionar este problema.

Enchufes

Los enchufes con toma de tierra son perfectos para prevenir calambres y accidentes. Es importante que conectemos los enchufes adecuadamente, asegurándonos que tenemos la potencia correcta.

Para los enchufes también podemos utilizar protectores, baratos y muy útiles porque los disimulan e impiden que los toquen. Es aconsejable que el niño no nos vea taparlo porque si no sabrá que lo puede quitar y seguro que querrá probar. En las tomas es mejor sólo enchufar una cosa, ya que una sobrecarga puede producir un sobrecalentamiento peligroso.

Más consejos

Asimismo para proteger a los pequeños de las descargas de las tomas de electricidad es aconsejable colocar muebles que ellos no puedan mover, utilizándolos como barrera.

Si tenemos cables viejos o estropeados debemos cambiarlos, ya que los peques pueden tocar o morder los hilos del cable que sobresalen.

Se recomienda también que desconectemos por la noche aparatos eléctricos como los televisores y los ordenadores.

Y por último, desde que son pequeños, debemos habituarles a que cuando toquen un interruptor de la luz o algún aparato eléctrico, como la nevera, el secador o el ordenador, nunca lo hagan descalzos o con las manos mojadas, ya que supone un gran peligro.