Salud

Prevención y tratamiento de los piojos

Stop sign for lice

Los piojos suponen un problema muy frecuente en los niños, ya que se contagian fácilmente y exigen unas medidas para poder quitarlos de la cabeza.

Los piojos son unos pequeños insectos que viven en el cuero cabelludo, aunque también en algunos casos pueden afectar a las cejas y las pestañas. Un piojo puede estar hasta un mes en la cabeza y sus huevos pueden permanecer dos semanas. Las liendres son los huevos pequeños que parecen caspa pero que están muy adheridos.

Aunque no es un problema grave si que es muy molesto, sobre todo por el picor que provocan y la facilidad de contagio. Sabremos que un niño tiene piojos si le pica mucho la cabeza, observamos pequeñas protuberancias pequeñas y rojas en el cuero cabelludo, e incluso en el cuello y los hombros y vemos liendres cerca de la raíz de cada pelo que resultan difíciles de quitar.

Cómo actuar

Si sospechamos que el peque tiene piojos lo mejor es buscar un lugar con buena luz y ponernos unos guantes desechables. Después debemos inclinar la cabeza del niño sobre una toalla blanca y buscar los piojos y las liendres, especialmente en la zona de la nuca y de las orejas.

Si encontramos piojos o liendres, aunque haya muy pocas, debemos hacer un tratamiento. Lo más adecuado es acudir a la farmacia para que nos den un kit completo con champú y otros productos elaborados con componentes efectivos para acabar con el problema. La mayoría de tratamientos deben repetirse al cabo de una semana.

También en la farmacia debemos adquirir un peine especial para las liendres, conocido como liendrera, mejor de metal, para eliminar los huevos y evitar que los piojos vuelvan a aparecer. Debemos pasar este peine cuando el pelo esté mojado durante unos 15 o 20 minutos, repitiendo esta operación cada tres o cuatro días durante varias semanas.

Es fundamental que lavemos con agua muy caliente, a 60 grados, la ropa y las sábanas, incluso los peluches que hayan estado en contacto con el niño. En cuanto a los peines debemos sumergirlos en alcohol o en agua hirviendo.

Para prevenir el problema no debemos compartir peines, cepillos, gorros, bufandas, ropa de cama, toallas o ropa de alguien que esté con piojos.