Embarazo

Prepara los senos para amamantar a tu bebé

Prepara los senos para amamantar a tu bebé

Cuando una mujer se queda embarazada, se producen multitud de cambios fisiológicos, entre los que destacan el aumento de los senos, que se hinchan considerablemente con el fin de prepararse para la llegada del pequeño, quien, muy probablemente, se alimentará a base de la leche materna durante algunos meses.

Pero, ¿tus senos están preparados para todos estos cambios?, ¿cuándo diste a luz a tu primer hijo se te agrietaron los pezones y no quieres que te vuelva a ocurrir?, ¿deseas que la lactancia materna sea perfecta?

En ese caso, existen diversos trucos con los que puedes preparar tus pechos para que la llegada del bebé afecte a su aspecto lo menos posible.

En primer lugar, es importante que, cuatro o cinco meses antes de dar a luz empieces a masajear tus senos. Para ello, será suficiente con que, con una esponja vegetal o un guante de crin que no sea excesivamente rasposo masajees la zona para eliminar las células muertas y estimular la circulación.

En segundo lugar, será necesario que cambies tus sujetadores, ya que, además de que el pecho te irá creciendo poco a poco, hará falta que utilices sostenes de algodón para que la piel de tus pechos transpire.

Por otra parte, para evitar que tus pezones de agrieten un truco casero que funciona muy bien consiste en aplicar un poco de alcohol etílico en un algodón y extenderlo por los pezones. No obstante, si ya te han salido grietas puedes intentar ponerle solución a este problema aplicando sobre ellas un poco de vaselina o de una bolsita de té caliente.

Finalmente, darte un buen masaje con algo de crema hidratante cuando salgas de la ducha también ayudará a tus senos a gozar de una mayor elasticidad.