Seguridad

Precauciones si vamos a un parque acuático

SONY DSC

A los peques les encanta ir a los parques acuáticos, aunque debemos seguir unos consejos para pasarlo bien de forma segura.

Lo primero obviamente es no perder de vista ni un segundo al niño, ya que suele haber bastante gente y es fácil que se pierdan.

Además hemos de respetar la digestión y evitar los golpes de calor, por ello debemos llevar una gorra y ponerles protección solar. Asimismo ese día no conviene que coman fuerte, mejor un sándwich o algo ligero para evitar una digestión larga. Por otra parte es importante que beban agua de forma frecuente aunque no sientan sed.

A la hora de subir a las atracciones el niño sólo puede llevar el bañador para una mayor seguridad e higiene. Cuando no vaya a subir a nada debemos ponerle unas chanclas o calzado adecuado para evitar caídas y resbalones.

Si el niño aún no sabe nadar no merece la pena visitar un parque acuático, ya que supone un peligro. Tampoco deberíamos ir si todavía no nada demasiado bien, ya que en algunas atracciones puede haber bastante profundidad o el agua puede tener mucha fuerza. En todo caso existe la posibilidad de pedir un chaleco salvavidas si el niño no nada demasiado bien, aunque lo mejor es evitar las atracciones más peligrosas.

Siempre tenemos que respetar las normas y las instrucciones para acceder a los distintos juegos, sobre todo las que exigen unas medidas y un peso del niño. También debemos de hacer caso de los socorristas y de todo el personal.

Asimismo es importante ducharse antes y después de subir a cada atracción, ya que al haber tanta gente el agua puede que no esté en las mejores condiciones.  Por ello tenemos que decirles a los niños que eviten tragar agua y que vayan al baño cada dos o tres horas.