Alimentación

Postres para los pequeños

Fruit dessert for child

Los niños se cansan enseguida de las cosas, sobretodo cuando hablamos de comida. Para evitar que huyan de la mesa a mitad de la cena, se les puede motivar con la promesa de un postre exquisito, hecho a su medida.

Postres con yogur

El pastel de yogur es todo un clásico de las recetas baratas y apetitosas para los pequeños. Totalmente sano y rico rico, se prepara en muy poquito tiempo. Hay que verter un yogur en una ensaladera con el azúcar y harina (el equivalente a 3 vasos). Se mezcla todo, se le añade un saquito de levadura y un poco de nata líquida. Se baten los huevos y se mezcla todo hasta que no haya ni un grumo. Se va calentando el horno a 180 grados y cuando vuestro peque os haya ayudado a untar con un poco de mantequilla la bandeja, se extiende el contenido y lo dejáis que vaya cociendo en el horno como máximo media hora.

Recetas diferentes

Y lo mejor es poder involucrar a los pequeños en la producción misma de la receta. La tarta de manzana es una de las mejores opciones, ya que es muy simple de hacer. Ayuda si primero dibujan la receta y una vez visualizada se ponen manos a la obra. Hay que extender la pasta de hojaldre dentro de un molde, y recubrirlo con la compota de manzana. Después los pequeños cocineros tendrán que pelar y cortar en trocitos cinco manzanas que irán encima de la compota. Se le echa a todo un poco de azúcar y si puede ser de canela aún mejor. Finalmente se mete en horno durante una media hora y vuestros peques se van a chupar los dedos con su tarta de manzana!

Ahora están muy de moda los cupcakes. Se pueden decorar de mil formas y si los ingredientes que usamos son los adecuados, pueden resultar sanos para los peques y toda la familia. Al buscar el colorido, resulta una forma diferente de introducir pistachos u otros frutos secos no tan habituales en su dieta. Hay muchos postres saludables para escoger. Evidentemente el pastel de chocolate es el rey de las fiestas de los niños, pero ganan terreno recetas diferentes como la mousse de M&M’s. Con unos cuantos petit suisses y un poco de nata montada, los peques estarán encantados de decorar con emanems de todos los sabores y colores un postre totalmente original.