Embarazo

¿Por qué se utiliza la epidural en el parto?

IV and Epidural Equipment

La epidural se utiliza para calmar el dolor de las contracciones durante el parto. Se trata de una técnica invasiva porque es necesario colocar un catéter para introducir la medicación que alivia los dolores.

Se suele poner cuando hay un mínimo de 3 o 4 centímetros de dilatación, las contracciones son rítmicas e intensas y la mitad del cuello del útero está borrado. Si el parto ya está muy avanzado no se recomienda, ya que tarda entre 10 y 20 minutos en hacer efecto.

Ventajas

La principal ventaja de la epidural es que la madre está despierta durante el parto sin sentir dolor. Además no sufre tanto cansancio ni desgaste psicológico. La epidural reduce en gran medida la ansiedad y el miedo al parto.

El efecto de la epidural es constante porque el medicamento se introduce de forma continua mientras dura el parto. Se intenta poner una dosis justa para que la madre no sienta dolor y al mismo tiempo pueda sentir las contracciones, colaborando así en el parto.

Gracias a la epidural las madres pueden disfrutar de un parto sin dolor, pero presenta algunos  inconvenientes.

Inconvenientes

Es muy importante informarnos antes y leer detenidamente el consentimiento informado, ya que la epidural puede producir hipotensión arterial, dolor de  cabeza intenso durante varios días y dolor e infección del lugar de la punción. La epidural además puede disminuir las contracciones uterinas, alterar la frecuencia cardíaca fetal, aumentar la necesidad de ayuda con instrumentos para que salga el bebé e incrementar el tiempo para el expulsivo, por lo que puede ser necesario practicar una cesárea para evitar que el bebé sufra.

En ciertos casos no se debe poner, como por ejemplo si la mujer tiene problemas de coagulación, una insuficiencia cardiaca o alguna alteración cerebral.

También puede estar contraindicada si la mujer tiene un tatuaje en la zona baja de la espalda o presenta obesidad.