Salud

¿Por qué no es bueno que tu hijo se chupe el dedo?

Thumbsucker

Ver a un niño pequeño chupándose el dedo mientras duerme o, simplemente, mientras va de paseo subido en su carrito es algo muy habitual que podemos observar a menudo si nos fijamos en los pequeños. De hecho, existen estudios que demuestran que más del 60 por ciento de los bebés acostumbran a poner en práctica esta acción.

Pero, ¿es recomendable dejar que tu hijo se habitúe a realizar esta práctica o sería mejor evitar que se introduzca el dedo en la boca?

La respuesta es sencilla: aunque veas que tu pequeño se calma al chuparse el dedo, se acaba el llanto del bebé o te permite disfrutar de unos instantes de tranquilidad lo mejor es que le acostumbres a no meterse el dedo en la boca.

Y es que, cuando un niño lleva a cabo esta acción de manera frecuente, acaba acostumbrándose a ello y a repetirla con frecuencia, lo que puede provocar malformaciones en la boca en un futuro y que sus dientes no gocen de un buen desarrollo y acaben creciendo muy separados.

No obstante, este no es el único efecto secundario que tiene chuparse el dedo, ya que hay cosas peores debido a que, si el bebé se acostumbra a poner en práctica esta acción, puede llegar a tener problemas en el habla, algo mucho más difícil de curar que unos dientes separados.

Por este motivo, si ves que tu bebé se mete el dedo en la boca de vez en cuando, es importante que le acostumbres a no hacerlo cuando todavía sea pequeñito, ya que cuanto más se habitúe a llevar a cabo esta práctica más te costará quitarle el vicio.