EducaciónSalud

¿Por qué le cuesta tanto dormir?

dormir-e1286934667815

Pocos inconvenientes en los comportamientos de los pequeños resultan tan agotadores para los padres como las dificultades con el sueño. Muchas veces mamá y papá inician el día con mal humor y cansados y también varias veces añoran los tiempos “felices” en que conformaban una pareja sin pequeños. El sueño no constituye un estado uniforme, se divide en distintas fases con transiciones fluidas entre sí. Dichas fases se repiten en el transcurso de un sueño tranquilo y normal.

Los orígenes de los trastornos en el sueño varían de acuerdo a las edades, en general suceden por errores en las técnicas de educación, por experimentar angustias afectivas y también por algunas afecciones orgánicas. Cada pequeño es único, al igual que su mamá y papá. Los bebés captan de forma muy rápida lo que a mamá y papá les ocurre: enojos, tristezas, etc. Será necesario entonces recurrir a los propios recursos como pueden ser las caricias, mimos, palabras afectuosas, canciones.

Los pequeños pueden necesitar de mayor cantidad de tiempo con los padres y es muy recomendable intentar no sobre estimular ni adelantarse en demasía con las demandas propias del niño. Las maneras de acostarlo o de hacerlo dormir son muy personales, no existen recetas mundiales, porque para cada uno de los padres tiene significados distintos.

Claro que será beneficioso encontrar una rutina que ayudará a los padres a implantar un determinado orden. Los trastornos en los sueños de un pequeño son síntomas de que algo fuera de lo normal está ocurriendo. Algunos detalles y aspectos inconscientes del pasado o del presente de cualquiera de los padres pueden estar poniéndose de manifiesto. Si la situación persiste, sin dudas habrá que consultar con un profesional.