Juegos

¿Por qué es importante jugar?

Children Playing With Blocks In Classroom

Jugar es una actividad que ayuda a que los niños se desarrollen y aprendan a sociabilizarse adecuadamente. Además el juego desarrolla la creatividad y mejora ciertas habilidades necesarias para la vida adulta.

Es fundamental que desde que son bebés puedan jugar de forma libre y espontánea para que aprendan a crear nuevos esquemas de acción que le ayuden en su día a día. En el caso de los bebés el hecho de interactuar con sus padres mejora el vínculo entre ellos desde muy temprana edad.

Gracias a los juegos los niños mejoran capacidades tan importantes como el lenguaje, la imaginación, la lógica, la percepción, la atención y la memoria. Asimismo les ayuda a ser más tolerantes, lo que les convertirá en mejores personas cuando sean adultos.

A través del juego el niño aprende a interactuar con los demás y se conoce a sí mismo. Además, aprende a concentrarse en lo que está haciendo y a ser constante, lo cual es muy importante para cuando tenga que estudiar y trabajar en el futuro. El juego, cuando no es sedentario, mejora las capacidades físicas, ya que estimula la psicomotricidad y previene la obesidad infantil.

Puede haber juegos en los que sea necesario hacer unos preparativos para establecer por ejemplo las reglas y los papeles de cada uno. Este paso es muy importante para la sociabilidad y el correcto desarrollo del lenguaje.

Es importante no fomentar el exceso de competitividad y evitar los conceptos de ganadores y perdedores, ya que como se dice siempre lo importante es participar.

Si jugamos en familia mejoraremos la comunicación, la autoestima, la seguridad y la relación entre padres e hijos, eliminando los sentimientos negativos. Y es que los  niños que juegan con sus padres tienen más posibilidades de ser felices.