Educación

¿Por qué es bueno que aprendan otros idiomas?

Female student

Los niños tienen que aprender otros idiomas desde que son pequeños, ya que les ayudará en el futuro. De totas formas no se debe obligar o presionar demasiado a los peques para evitar que lo vean como un castigo o algo negativo.

El cerebro de un niño pequeño es como una esponja, por lo que es importante que aprendan pronto otros idiomas, ya que pronunciarán mejor y les costará menos esfuerzo.

Aprender idiomas y poder comunicarse en más de una lengua tiene muchas ventajas para el niño a lo largo de su vida. De hecho aprender una lengua extranjera puede promover el desarrollo intelectual de los niños, ya que mejora otras capacidades como la concentración, la memoria y la creatividad.

Además, estudiar otro idioma hace que los niños conozcan otras culturas y valores, lo que les hará más tolerantes frente a otras formas de vida.

Existen muchas opciones para que los niños aprendan otros idiomas, como estudiar en un colegio bilingüe, acudir a una academia, hacer campamentos de verano con idiomas o pasar unos meses en verano en otro país para que sigan un curso intensivo.

En algunas academias o colegios emplean los juegos o la música para hacer más divertido el aprendizaje de otra lengua, y es que es fundamental que el niño lo pase bien mientras aprende.

En los casos en los que un padre hable otro idioma es conveniente que se comunique con el niño siempre en ese lenguaje, ya que el peque lo aprenderá sin darse cuenta y le costará lo mismo aprender un idioma que dos. Los niños deben aprovechar la gran capacidad de aprender que tienen durante los primeros años de vida.

Más que vocabulario lo que el niño necesita es aprender estructuras, las palabras las irá aprendiendo por sí mismo con el paso del tiempo. Es bueno que vean dibujos y pelis en otros idiomas para que acostumbren al oído a otros sonidos, muy difíciles de aprender cuando somos adultos.

Los niños con una actitud positiva ante el aprendizaje consiguen una mejor pronunciación y entonación, aprendiendo de forma natural la gramática.