Salud

¿Por qué es buena la homeopatía para los niños?

Familia

El empleo de la homeopatía es cada vez más común, y un amplio número de profesionales de la salud ya la recetan a sus pacientes. Todos los miembros de la familia pueden consumir esta familia de fármacos, pero son los niños pequeños y bebés los que más se benefician de sus propiedades, por varias razones:

– La homeopatía es un método plenamente seguro, ya que no se conocen efectos secundarios de ningún tipo. Por tanto, es idónea para los más pequeños.

– La homeopatía es eficaz para tratar un gran número de dolencias. Sirve para enfermedades agudas como gripes, tos o catarros, comunes en invierno, o para tratar diarreas. Así mismo, se ha demostrado su efectividad para enfermedades crónicas típicas de la infancia, como alergias, eczemas, verrugas, el molusco contagioso (un tipo de virus cutáneo bastante molesto), o las verrugas. Las afecciones estacionales, como las dermatitis o las picaduras también pueden tratarse con estos fármacos.

– En consecuencia, su uso evita el empleo de medicamentos más agresivos, como los corticoides, o de la cirugía en el caso de las verrugas.

– Actúa rápidamente, dando un alivio al más pequeño que siempre agradecerá.

– El tratamiento es siempre personalizado, por lo que se consigue una mejor adherencia al mismo.

– Es fácilmente administrable. Se consume en forma de gránulos o nódulos con sacarosa y lactosa, que por lo tanto tiene un agradable sabor dulce. Para absorberlos hay que dejar que se derritan debajo de la lengua, como un caramelo.

– Es un excelente sistema preventivo. En el caso de gripes y catarros, dándoles homeopatía a los pequeños de la casa cada semana, durante los meses de Octubre a Marzo, contribuiremos a evitar su infección, fortaleciendo su sistema inmunológico.

Se calcula que a lo largo de nuestra vida estamos en contacto con más de 60000 sustancias distintas, además de numerosos patógenos. Cuándo nuestro sistema inmunológico es incapaz de absorber todo esto aparecen las patologías cutáneas o respiratorias, entre otras. En este momento es cuándo la homeopatía nos ayuda regulando y reequilibrando nuestras funciones fisiológicas. De ahí su eficacia y su seguridad.

Todas estas propiedades han motivado que la prescripción de homeopatía para niños no deje de aumentar. De hecho, hoy en día más de 3400 pediatras ya la recetan, convencidos de su eficacia. Y cada vez más padres la demandan, con la tranquilidad de estar dándoles a sus hijos un fármaco plenamente seguro.

Etiquetas: