Seguridad

Parques o corralitos seguros

Baby standing in cot

A medida que el bebé crece necesita su propio espacio para jugar, por eso los parques o corralitos son una muy buena opción para que se divierta con total seguridad.

En las tiendas infantiles existe una gran variedad de parques o corralitos, pero debemos elegir uno que esté homologado y que cuente con todas las garantías, por eso merece la pena invertir un poco más para ganar en tranquilidad.

Dentro del parque debemos poner juguetes que no supongan ningún peligro, es decir, nada de objetos que sean punzantes o tengan esquinas, ya que si el bebé se cae sobre ellos se puede hacer daño. Lo mejor es poner peluches y cuentos de tela que son blanditos. Tampoco debemos poner juguetes con cuerdas o cajas a los que pueda subirse para intentar salir del parque.

En el caso de tener gemelos o dos niños de edades similares podemos poner un parque más grande para que tengan espacio suficiente. De todas formas todo dependerá del espacio que tengamos en casa.

El parque debe tener la altura adecuada para que el niño no pueda salirse ni se dé con la barbilla. Asimismo debe estar fabricado con materiales que no sean tóxicos ni inflamables.

Siempre debemos comprobar que no tiene ningún saliente ni ninguna zona estropeada en la que se pueda enganchar. La malla debe ser lo más resistente posible y los bordes tienen que ser redondeados y blanditos, aunque hemos de vigilar que estén en buen estado porque el niño puede atragantarse con la gomaespuma de su interior.

En los parques compuestos por tubos éstos deben estar totalmente cerrados para evitar que el niño introduzca una mano o un pie. Si tiene ruedas deben bloquearse para una mayor seguridad.

Y muy importante, nunca debemos dejar al niño demasiado tiempo solo en el parque, evitando asimismo colocarlo cerca de enchufes, cortinas u objetos a los que el bebé pueda agarrarse y tirarlos.