Salud

Otitis, un problema frecuente

Ear Infection

Muchos niños sufren otitis, una inflamación e infección del oído medio que suele ser bastante dolorosa y molesta. Veamos si se puede prevenir y qué podemos hacer.

En el oído se encuentra la trompa de Eustaquio que drena el líquido que normalmente se produce en el oído medio. Cuando dicha trompa se bloquea puede acumular líquido y producir una infección.

Entre las principales causas de la otitis, que no suele ser un problema grave, se encuentran las alergias, el exceso de moco y saliva cuando están saliendo los dientes, los resfriados y las infecciones sinusales, así como ciertos agentes irritantes, como el humo del tabaco.

La otitis es más frecuente en invierno y suele producirse en climas fríos. En el caso de un bebé los padres se dan cuenta de que le pasa algo porque el niño está irritable, llora bastante y puede presentar fiebre. Los niños más mayores pueden quejarse de dolor, decir que no oyen bien e incluso tener vómitos y diarrea.

Prevención y tratamiento

Para prevenir la otitis debemos seguir unos consejos. Lo más importante es la higiene, por eso los niños deben lavarse las manos, sobre todo después de volver del cole o la guardería. Es importante que si tiene mucosidad le sonemos a menudo.  Además debemos evitar que los niños estén en contacto con el humo del tabaco, otra de las posibles causas.

La otitis no es contagiosa, pero como suele ir acompañada de un resfriado es mejor que el niño esté en casa para que no contagie a los demás. Después de una otitis puede haber mucosidad en el interior del oído medio durante varias semanas, por lo que el niño quizás pierda un poco de audición, aunque es algo temporal.

En cuanto al tratamiento como siempre será el pediatra el que decida si debe tomar algún medicamento, en ningún caso le daremos antibiótico si el médico no nos lo ha recetado.

En verano, si el niño tiene otitis de repetición no conviene que se bañe en piscinas con cloro.