Salud

Nuestros hijos y las drogas (I)

Group Of Teenage Boys Taking Drugs At Home

Como padres, hemos sido jóvenes y adolescentes, lo que no supimos en aquel momento, hoy lo sabemos por acumulación de experiencias. Nuestros hijos creen que no los entendemos, nos desafían, y es natural, hasta beneficioso para su desarrollo personal. En particular cuando son adolescentes. Como padres e hijos confrontamos y medimos fuerzas, pero sin dejar que la relación corra riesgos.

Hoy, sin embargo, es frecuente encontrarse con otro tipos de rebeldías, donde aparecen factores y valores nuevos, con una marcada presencia de violencia y agresividad.

Si nos preguntarnos qué nos pasó como sociedad, la respuesta más apropiada sería: “de todo”. Los cambios en los conceptos de historia, progresismo, hombre y mujer, la globalización, las comunicaciones y la incomunicación que implica esa comunicación que caracteriza nuestra época.

Hoy somos adoradores de Internet y de los teléfonos celulares como si fuesen nuevos dioses. Podríamos decir que hasta les rendimos veneración y culto. Se podría decir que necesitamos estas prótesis para desarrollar cuestiones muy simples: hablar, dialogar cara a cara, frente a frente. Una muestra de esto es el uso y abuso del chat que hacen nuestros hijos para comunicaciones que muchas veces podrían hacerse con sólo abrir la ventana. No es que esté en contra del tecnicismo, sólo que no debemos olvidar las fuentes.

Se cree que la felicidad viene adosada a los bienes materiales, al poder que nos otorga el dinero. Se vive para eso y se hacen los sacrificios más increíbles en función de eso. Pero una vez que se consigue todo, nos hallamos nuevamente vacíos, porque siempre hay que tener más. Esto también le pasa a nuestros hijos. Y del vacío interior, de la nada, brota el hastío y de ahí estamos a un paso de la violencia.

En ese estado, las drogas suelen actuar como un falso atenuante.

(Continúa…)