Educación

Cómo manejarnos con las rebeldías de los más peques

Cute little girl making a crazy face

Aunque pocos padres somos conscientes de esto no hay una edad en nuestros peques para la consulta con el psicólogo, por el contrario la psicología infantil es una rama de esta ciencia en la que muchos psicólogos se especializan, sobre todo en los primeros años de vida del peque ya que estos son los que forjarán su personalidad. Por eso si tienes un niño cuyas conductas se vuelven incontrolables o que ha atravesado un trauma demasiado grande para que sepas cómo manejarte, no dudes en llevarlo a un especialista.

También debes tomar en cuenta que hay períodos en la vida del niño en los que las conductas se alteran, casi como por regla, un claro ejemplo de esto son los peques de dos años, los que comienzan a probar los límites que sus padres les establecen para comprobar hasta qué punto estos cederán a su desobediencia. Si bien es algo normal dentro de esta etapa del desarrollo del peque debe ser controlado correctamente para que no se desborde y tome el control de situaciones que siempre deben estar regidas por las reglas de los padres.

Entre los parámetros que suelen moverse los niños de dos años que entran en rebeldía con los límites están las desobediencias cotidianas, negarse a respetar el horario del descanso nocturno, escaparse ante nuestro llamado en espacios públicos, no obedecer a la orden de apagar el televisor o dejar los juegos, negarse a recoger sus cosas.

Como verás el tema pasa por probar tu severidad respecto de las reglas y hábitos que le impones, con lo que los expertos aconsejan no enfrentarlo con enojo ya que esto solamente provocará una mayor rebeldía. Los psicólogos recomiendan elogiar y recompensar todo acto de obediencia, incluirlo en las tareas que quieres que haga como si solo te estuviera ayudando, esto resulta más sencillo si planificas junto a él todo el proceso de lo que harán por sencillo que esto sea; y finalmente ten siempre a mano una penitencia en caso de persistir su desobediencia. Por supuesto que si esto se te escapa absolutamente de las manos debes consultar con un psicólogo especialista en niños tan pequeños para que pueda ayudarte.