Educación

Niños que no quieren compartir

Una de las grandes frustraciones que enfrentamos los padres en la crianza de nuestros hijos es el momento en que se vuelven absolutamente egoístas con sus juguetes y pertenencias y se niegan a compartir con otros niños. Ante estas reacciones los padres solemos sentir que hemos fracasado en algún aspecto de la crianza, pero esto no es así.

Lo cierto es que lo que el niño siente ante el hecho de prestar algo que considera absolutamente suyo es el peligro a perder para siempre su fuente de placer, sin darse cuenta que el otro niño también tiene sus propias posesiones y lo divertido es justamente intercambiar esos juguetes creando un divertimento nuevo para cada uno.

Aunque también podemos encontrarnos con peques que no solo no quieren compartir sus juguetes sino que además quieren quedarse con los de los demás y apropiárselos. En este caso debemos trabajar sobre su concepto de posesión y diversión, si solo él tiene con qué jugar no podrá divertirse tanto como si todos tienen algo para intercambiar.

Fuente e imagen: terra