Educación

Niños que muerden

Depositphotos_5336067_xs

Hasta los tres años de edad los niños utilizan diferentes formas de llamar la atención de sus padres e incluso para relacionarse con sus hermanos o pares. Estas formas no siempre son las mejores. Una de las opciones que más eligen, porque ciertamente se trata de una elección, es morder. Sí, tal como has leído, un niño pequeño que muerde a otro niño o a su hermano durante una de las tantas peleas entre los hermanos, es un niño que está aprendiendo a relacionarse. De una manera equivocada, pero ciertamente fundamentada en que su forma de expresión pasa por lo oral, y durante esta etapa carecen de esta facultad.

Motivos y corrección

Otros de los motivos por los que los niños pequeños muerden a quienes los rodean son algunas situaciones de nerviosismo y enojo, como el exceso de energía o un ataque de celos. Lo cierto es que todos derivan en lo mismo: hacerse ver, relacionarse, llamar la atención, expresarse de alguna manera ya que todavía no saben hacerlo oralmente. Lo fundamental en estos casos es que los padres no exageremos la situación y corrijamos a nuestro peque haciéndole entender que lo que está haciendo está mal. Y enseñarle que existen otras formas de relacionarse con los demás.

Una conducta normal a corregir

Si bien estas acciones están dentro de la naturaleza de todos los niños hasta los tres años, somos los padres los que debemos actuar de manera que se corrija. Una buena forma es demostrándole que no necesita hacer eso para que le prestemos atención, canalizando sus energías en otras actividades y enseñándoles a relacionarse a través de formas más saludables. Un buen consejo es estimular a los niños a practicar jardinería, esto los relaciona con el entorno, los entretiene, los ayuda a compartir con otros de una manera mucho más serena y los mantiene ocupados en algo que los apasionará. En caso de que nuestro peque continúe mordiendo luego de los tres años es aconsejable consultar con un especialista ya que la situación y los motivos pueden ser de origen conductual o emocional.