Salud

Niño con tos o fiebre, nadie duerme en la casa

Cuando hay niños pequeños dormir toda la noche sin sobresaltos suele ser casi un milagro, pero esto empeora si los peques están enfermos. Y no es necesario que hablemos de enfermedades graves para pasar una, o varias, malas noches. Lo cierto es que una simple tos o la preocupación por si sube la fiebre puede inquietarnos de tal forma que solo descansemos en modo duerme-vela.

De todos modos debemos tener en cuenta que estamos hablando de dos síntomas, que según el tiempo que duren tienen también una causa y un motivo de ser. La tos les permite a nuestros peques eliminar las secreciones y la fiebre por su parte es un mecanismo de defensa. Esto no implica que luego de varios días así debamos acudir al médico especialista para encontrar el alivio tan necesario y poder descansar tranquilos, tú  y tu peque.

Por otro lado es necesario que como padres nos informemos sobre el verdadero peligro de la fiebre, ya que hay una especie de mito sobre lo perjudicial que puede ser para nuestros hijos cuando en realidad se trata de una respuesta del organismo para enfrentar infecciones, por lo tanto hay que tomarlo con calma y combatir aquello que está causando fiebre y no la fiebre misma.

En cuanto a la tos, si bien es un síntoma muy molesto también es necesario; y lo peor que podemos hacer ante esto es acudir a una farmacia en busca de medicación que sí puede ser contraproducente para nuestros hijos. Lo que los médicos indican en los primeros días de tos es mantener al niño bien hidratado, humidificar los ambientes y no exponerlo a espacios con humo.

Igual cabe destacar que, de persistir estos síntomas, siempre es necesaria la consulta pediátrica.