Salud

Necesidades emocionales infantiles

necesidades-emocionales-infantiles

Durante la primera infancia cuando se desarrolla la base de su personalidad el peque debe establecer relaciones que le brinden seguridad y referentes lo contengan en el crecimiento. La seguridad emocional debe darse en el ambiente cotidiano donde el niño/niña crece y en relación a las personas que lo acompañan diariamente para que puedan establecer un vínculo sólido con todo aquello que conforma el contexto.

No tratar de reemplazar a los referentes del hogar es uno de los pilares para que el peque pueda sentir que en ese ambiente nuevo hallará confianza porque en el intercambio de emociones, sensaciones, palabras, gestos etc serán las bases para que fluyan sus estados emocionales y sentir que la persona que lo cuida o la docente de la institución cubrirá el espacio sin sustituir a la mamá. Hay una teoría que manejamos los docentes que es “la teoría del apego”; es decir, necesita cierta dependencia para desarrollar confianza en sí mismo y así comenzar a vincularse con el medio y relacionarse con otras personas.

Fundamentalmente esta conducta desarrolla la capacidad del peque para “resolver” situaciones particulares e intensas que se relacionan directamente con la protección, si percibe acceso a ese apego podrá sentir seguridad y alegría, lo que le brindará bienestar y armonía sino solo provocará enojo, desesperación,  ansiedad y muchas veces frustración.  Un peque con seguridad en sí mismo podrá explorar, descubrir, jugar alejado de las personas que conoce (siempre observándolos pero no le dará temor); por ello, es función de los progenitores darle seguridad emocional para que sienta confianza en conocer el medio que lo rodea.

El núcleo familiar ha de trabajar en complemento con la institución educativa y saber que en el intercambio con su/s hijo/s se afianza el vínculo, tratar de encontrar momentos para poder conversar, jugar, bailar … crear espacios donde poder compartir junto a ellos la vida brindada. El cuerpo del peque será un medio de manifestación que se integrará como complemento de las demostraciones de afecto como son los abrazos, besos etc integrándose a la aparición de la seguridad que se va desarrollando en el peque.