Embarazo

Música para el embarazo

Pregnant woman with violin

El embarazo es uno de los mejores períodos en la vida de una mujer. Pero también puede haber días en que te sientas irritada. O quizás triste y un poco inquieta. Nada mejor que escuchar música para relajarse y reencontrarse con el equilibrio emocional.

 

El primer sentido: la audición

A partir de la séptima semana tu bebé ya puede oír. Primero son las vibraciones de los sonidos y escuchar música muy a menudo le ayudará a estimular sus percepciones auditivas. A la vez que las notas calman dolores y estrés en la madre, los pequeños empiezan su formación musical. Los sonidos graves y contrabajo atraviesan las paredes abdominales y llegan bastante nítidos a sus incipientes orejas.

Reconocer las voces

Además, el vínculo mágico que se establece entre madre e hijo se intensifica a través de la música. Se convierte en una vía de comunicación directa entre los dos. El pequeño reacciona, a través de las hormonas, a las emociones de su madre. Se sabe con certitud que los recién nacidos reconocen aquellas voces que les resultan familiares del período de su gestación. Y que al oírlas se calman y duermen más fácilmente.

Una playlist ecléctica

La lista de canciones puede ser abierta y variada. Mientras provoquen un efecto positivo en la madre, su incidencia en el pequeño será siempre positiva. Cantar y estar alegre también ayuda a incrementar la capacidad respiratoria y de oxigenación de la futura madre, muy importante para el momento del parto. Los beneficios de dormir bien son indiscutibles, pero también hay que tener en cuenta que la producción de sonidos graves puede ayudar a disminuir la duración del esfuerzo, ya que el útero, más oxigenado, es también más funcional.

La clave está en la variedad: desde las notas clásicas y pausadas de Chopin al ritmo optimista de los Beatles. En un caso el efecto para los peques será relajante y en el otro estimulante. Pero siempre repercutirá en favor de madre y pequeño.