Salud

Motricidad: entre los cuatro y siete meses

motricidad-entre-los-cuatro-y-siete-meses.thumbnail

Entre los cuatro y siete meses de vida, los pequeños sienten la influencia del ambiente en el proceso de todo su aprendizaje. Los grandes progresos son asimismo más que rápidos. La coordinación entre la motricidad y los sentidos llega a su punto álgido con los triunfos que logra el pequeño en la acción de alcanzar un objeto, dirigida visualmente.

El pequeño de un mes observa los objetos sin intentar tocarlos siquiera. A los tres meses ya dirige sus manitos hacia ellos muy vagamente, y a los cuatro logra tocarlos. Hacia los cinco y seis meses, el pequeño puede verlo, dirigir sus manos hacia él y también lo sujetará con llamativa perfección. Esta conquista supone una variación importante en el universo mental del pequeño: podrá tomar las cosas y examinarlas a su entera voluntad.

 También cercano a los seis meses, los pequeños podrán mantener su cuerpo erecto si se encuentran sentados, y soportar la casi totalidad de su peso si lo ubicamos de pie. Las habilidades manuales se desarrollan de forma extraordinaria. En este período, mueve constantemente las manos y se lo lleva casi todo a la boca. Es capaz de pasar objetos y juguetes de una mano a la otra y golpearlos entre sí.

Será muy probable que descubra sus pies en el transcurso de estos meses e inicie a explorarlos muy detalladamente. La coordinación entre manos, boca y pies funciona a la perfección. Hacia los seis meses comienza una supuesta y auténtica revolución para toda su organización psicológica, el pequeño inicia a forjarse una idea sobre sí mismo, de su cuerpo, llegando a identificarse con la imagen que le devuelven los espejos.