Salud

Mejor con agua y jabón

Black eyed baby in bathtub

Es de lo más normal recurrir a las toallitas para limpiar el culito de tu bebé. Incluso cuando crecen, siguen siendo útiles para borrar de sus manos los rastros de rotuladores, hacer desaparecer los restos de comida que aparecen en su ropa, incluso para que su carita esté siempre impecable tras sus juegos y actividades.

Pero ¡atención! no hay que abusar. La asociación de defensa del consumidor francés, UFC-Que Choisir, ha publicado un informe advirtiendo de los efectos “potencialmente nocivos” que pueden tener algunas de estas toallitas refrescantes para los bebés. En el país galo hicieron pruebas con 34 productos y 26 tipos de toallitas resultaron estar saturadas de moléculas que podrían causar alergias.

Dado que tenemos la costumbre de aplicarlas varias veces al día en una piel súper sensible y que puede estar irritada, es recomendable aclarar el producto después de su uso. Es decir, mejor no dejar la piel del peque húmeda con los restos de la toallita y pasarle por encima alguna toalla o papel para acabar de absorber. De esta forma se pueden atenuar los efectos negativos y evitar su penetración en la piel.

De todas formas, lo mejor sigue siendo recurrir al agua y al jabón de toda la vida, como hacían nuestras madres y nuestras abuelas con nosotros. Una visita al baño, un buen frotado y ¡listo! Los peques limpios como una patena y preparados para hacer frente a cualquier nueva aventura que traiga el día. Acostumbrarles desde pequeños a mantener unas buenas normas de higiene les facilitará un rápido aprendizaje de la cuestión, no lo perdamos de vista.

Tras analizar los resultados, la asociación francesa UFC-Que Choisir está presionando a las autoridades europeas para reforzar la legislación del sector. Su objetivo: lograr una mayor seguridad para nuestros peques y exigir que se retire del mercado cualquier substancia que pueda ser peligrosa.