EducaciónJuegos

Me caigo y me levanto – Parte I

me-caigo-y-me-levanto-parte-i

Una peque de dos años es una gran maratonista tanto como una gran charlatana, podrá expresar lo que siente con libertad y el lenguaje es parte de su inteligencia. Es habitual que busque en sus recuerdos acciones parecidas a las que está viviendo y actúe  de modo anticipado o similar.

Aparece el juego simbólico (imitación), un objeto puede ser una taza y al instante ser un sombrero,  este sencillo acto lúdico les otorga gran satisfacción, risas y alegría. Un ejemplo de ello: juega a ser adulto con carteras, zapatos, ropas entonces va adaptándose a la realidad que lo rodea.

Son egocéntricos, Pilar repite una y otra vez: “cole mío” “taxi mío” “juegos (mecánicos) mío”, tienen rabietas para conseguir lo que quieren y tienen reacciones nuevas como la de culpar a otros de sus propias travesuras. Al combinarse la madurez motora con la falta de noción de peligro, puede trepar un árbol, jugar en escalones y saltar sobre una silla.

Será una aventura fantástica que con sus nuevas habilidades y capacidades, pueda descubrir espacios y lugares para esconderse para jugar. En esta etapa el lenguaje contenido en frases pequeñas, posibilitándole una mejor comunicación con sus padres, docentes y pares.