Embarazo

Las manchas en la piel durante el embarazo

Que el embarazo es un proceso plagado de cambios no es noticia para ninguna mujer, sin embargo hay algunos que no se padecen mayoritariamente y pasan a convertirse en problemas para algunas. Una de las partes de nuestro cuerpo que se siente afectada durante los meses de gestación es la piel, casi todas las mujeres de una forma u otra ven que su piel sufre algunos cambios, más leves o más graves de acuerdo a diversos factores. Lo importante es estar atentas para recurrir al especialista ante el primer síntoma para poder controlarlo, por pequeño que este sea.

El embarazo y la piel

El trastorno más habitual en la piel de las embarazadas es la decoloración, esto suele suceder durante el final del embarazo, y se trata de un problema generado por los cambios hormonales que provocan una disminución de la pigmentación de la piel en algunas zonas del cuerpo. Se trata de pequeñas manchas que se pueden encontrar principalmente en el rostro. En algunos casos en lugar de ser más claras que el resto de la piel se trata de manchas algo más oscuras.

Preocuparnos o no por las manchas

Estas manchas, si bien no las padecen todas las embarazadas, son bastantes comunes y la mejor noticia es que irán desapareciendo tras el nacimiento del bebé. No esperes una desaparición instantánea como desearías, esto se da gradualmente pero se llega a recuperar la piel por completo como antes de quedar embarazadas. A este problema puedes evitarlo, o menguarlo al menos, con algunos cuidados como: no exponerte demasiado al sol, al hacerlo utiliza protector solar con filtro de alta graduación y en casos extremos acudir a tu médico especialista para que te aconseje los pasos a seguir y te sientas más segura ante un síntoma que no derivará en nada grave.
Imagen | sxc.hu