Educación

A mi peque le cuesta despertarse

Despertarse por la mañana no es algo que nos guste a todos los adultos, entonces, ¿por qué habría de gustarle a todos nuestros peques? Como es natural hay algunos peques que despiertan solos y de muy buen humor, algunos incluso lo hacen cantando, balbuceando o riendo. En tanto que otros realmente padecen este momento del día, y lo manifiestan con quejidos, llanto y una notoria apatía para salir de la cama.

Causas de esta conducta

Así como sabemos que a un niño pequeño le cuesta mucho más que a cualquier adulto hacer el paso desde el sueño a la realidad, también debemos ser conscientes que por este motivo necesita más tiempo para despertarse completamente y que este tiempo será mucho más llevadero si lo acompañamos con mimos. Otro motivo por el cual suele pasar que un niño despierte de malas durante algún tiempo es que no duerma la cantidad de horas suficientes, y se sienta cansado al momento de levantarse.

Resistencias y circunstancias

Ahora bien, si estamos ante un peque que duerme las horas necesarias, sin sobresaltos durante la noche y así y todo le cuesta horrores levantarse debemos tomar en cuenta que puede tratarse de un niño que tiene su propio ritmo. En ese caso, respetemos sus tiempos, seguramente una vez pasado el desayuno ya esté listo para enfrentar el día con mejor ánimo. Pero nunca dejemos de estar alertas ante estas situaciones porque pueden ser síntomas de algunos malestares ante hechos externos a él, como una situación familiar o un rechazo a la guardería, por dar algún ejemplo.

Imagen | sxc.hu