Alimentación

Magnesio para crecer mejor y más fuertes

Chocolate with nuts and apricots background

El chocolate tiene fama de enemigo número uno de las mamás pero… ¿y si pensamos en él como una de las principales fuentes de magnesio? También lo son el salmón y las almendras, alimentos todos ellos que se recomienda introducir y mantener en la dieta familiar. La de los peques y la de los padres.

No sólo de calcio vive el esqueleto

Una alimentación equilibrada pasa por no olvidarse el magnesio. A la larga ayuda a prevenir la artrosis y la degeneración de los tejidos cartilaginosos. Y aunque tu peque aún es muy joven para preocuparse por problemas de este tipo, conviene no olvidar que para tener unos huesos saludables no sólo es importante tomar calcio, también se necesita magnesio. Las cantidades varían según la edad. De un año a 3 años se recomiendan 80 miligramos diarios. Para un adulto las dosis varían de 200 a 500 mg y es ideal para deportistas.

Dieta equilibrada con una buena fuente de minerales

De hecho, el organismo necesita tres elementos para formar colágeno: las proteínas, la vitamina C y el magnesio. ¿Y dónde se encuentra de forma más natural este último? En la semilla de cacao. El chocolate negro puro lleva casi 500 miligramos en cien gramos. Y tomando un poquito cada día se ayuda a mejorar la creación de calcio y también el estado de la dentadura.

El mineral “antiestrés”

Hay muchas maneras de ingerir magnesio sin temer por los azúcares que acompañan al chocolate. Los frutos secos también lo contienen: piñones, semillas de calabaza y almendras. También el germen de trigo, la levadura de cerveza, los cereales integrales, las legumbres y las verduras. Sea como sea, tomar magnesio contribuye a dormir mejor y a un sueño mucho más reparador. Este mineral también facilita la formación de neurotransmisores, así que el cerebro de vuestros pequeños también funcionará mejor: más ágil y más veloz.