Juegos

Los pequeños y su primer añito

Depositphotos_32024215_xs

En el primer año de vida, existe un importante descubrimiento para el bebe: nada más y nada menos que el de su propio cuerpo, con sus infinitas posibilidades de movimiento. La conciencia corporal es la que nos permite coordinar perfectamente todos los movimientos y saber dónde se ubica cada parte del cuerpo en cada instante.

Nosotros, los padres, apenas podemos imaginarnos lo que significa para un pequeño pasar de los primeros simples balanceos sobre el vientre a la posición erecta, listos para empezar a andar. Es todo un desafío. Brincar, correr, saltar, representa para el bebe un excelente alimento para su mentalidad. De esta manera, aprende a distinguir si lo que se mueve es su propio cuerpo o los objetos que tienen frente a sus ojos.

Uno de los juegos preferidos por los niños es esconderse en agujeros, en cajas de cartón o debajo de las camas. Así aprende las primeras nociones de conceptos como fuera-dentro y arriba-abajo. Columpiarse es, sin dudas, un buen ejercicio. Con el movimiento de la cabeza, se estimula y se entrena el sentido del equilibrio en el oído interno. Este sentido es fundamental para su posterior desarrollo.

Aprovecha el buen tiempo para dejar a tu hijo sin ropa y libre en el jardín o en la playa. Ayúdalo a descubrirse poco a poco y ensayar nuevos movimientos, pero sin esforzarlo.