Juegos

Los pequeños ante los videojuegos

Cute brother and sister playing video games

Los videojuegos son controvertidos, pero alucinan a pequeños y adolescentes. Han producido variaciones sustanciales en la manera de diversión de unos y otros, pero su latente adicción nos hace mirarlos con cierta desconfianza. Millones de pequeños y adultos de todo el universo, en su gran mayoría del sexo masculino, transcurren varias horas diarias impregnados en duras batallas, persecuciones y luchas en contextos futuristas. Con este panorama, muchos de los padres empiezan a interrogarse sobre lo que estarán pensando esas mentes y las emociones que ocurren al momento del juego.

Los videojuegos simbolizan viejos sueños que ofrecen universos poco reales con los cuales se puede interactuar. Pero los ambientes virtuales inventados hasta el presente son algo precarios, y ni siquiera pueden ser confundidos con la realidad mundial por cualquier individuo que esté en su más sano juicio. No hay que olvidar que toda la industria montada alrededor de los videojuegos, representa una de las más productivas en el área audiovisual.

Por más inocentes que se parezcan, muchos videojuegos disponen de cierta mala fama y reputación. Es que en los más apasionados se tiene la posibilidad de asesinar a cientos de adversarios, también despedazarlos y hasta estrellarlos por el aire. Sin dudas, se expanden métodos gratuitos de violencias y destrucciones. Todos los juegos contienen índices de cierta violencia, pero habrá que comprender que solo se tratan de juegos.

Recomendaciones de varios especialistas nos alertan a intentar
que los pequeños no tienen que pasar más de dos horas al día frente a una pantalla: televisión, computadora o videojuegos. Todos los videojuegos tienen clasificaciones que los harán aptos o no según las edades de los pequeños. Sin embargo serán los usos comunitarios los que en definitiva establecerán los alcances y sentidos de todas las influencias de las nuevas tecnologías sobre el conjunto mismo de la sociedad.