Salud

Los niños y la automedicación de los padres

¿Cuántas veces te ha sucedido que tu peque tiene algunos síntomas de ciertas enfermedades que ya ha padecido y te sientes tentada a darle ese antibiótico que te parece que te recomendó el pediatra en otras ocasiones? Aunque a algunos les parezca una locura, no son pocos los padres que le suministran antibióticos a sus hijos sin la correspondiente prescripción médica.

Los antibióticos si bien son medicamentos que combaten un amplio espectro de bacterias, no deben suministrarse a la ligera ya que esto puede ser contraproducente para el niño. Debes saber que solo se recomiendan en caso de infecciones provocadas por bacterias sensibles a ese antibiótico específicamente.

Por lo tanto si tu peque está pasando por un proceso infeccioso pero causado por un virus, como puede ser una infección de las vías respiratorias superiores como un catarro o una gripe, no se curará nunca con un antibiótico; con lo que la medicación que le estarás dando será absolutamente ineficaz y solo prolongarás más tiempo la dolencia.

Lo que sucede cuando le das antibióticos a tu peque innecesariamente es que puedes provocar que futuras infecciones se vuelvan resistentes a estos medicamentos, y cuando estos ya no pueden curar infecciones bacterianas aparecen nuevos gérmenes resistentes a los antibióticos que los médicos suelen llamar superbacterias, estas además de más violentas aumentan los riesgos en la salud de los niños.

No automediques a tu peque, siempre ve por la prescripción de tu pediatra de confianza que es quien está capacitado para tomar las decisiones correctas frente a cada enfermedad.