Educación

Los límites: cómo, dónde y cuándo ponerlos

mama

Los límites son los mapas que nos marcan la ruta de la vida. No son formas de castigo, sino que orientan y ayudan a convivir en libertad. Un buen ejemplo son las señales de tránsito. Podemos no hacerles caso pero están allí para protegernos, nos dicen a qué velocidad circular, si debemos detenernos, si el camino es peligroso.

En nuestra responsabilidad como padres de señalizar la ruta a nuestros niños, el “NO” será la principal señal que los guiará hacia las gratificaciones y el éxito en su desarrollo personal.

Tengamos en cuenta, volviendo al ejemplo del tránsito, que si encendemos la luz roja de un semáforo utilizando el “NO” en exceso, nuestros niños no podrán decidir ni pensar, consecuentemente no avanzarán en sus aprendizajes aislándose socialmente, creyendo que sus actitudes no valen nada y que todo lo que decidan siempre estará mal.

Si en cambio encendemos el amarillo intermitente, utilizando los “NO” ambiguamente, según nuestros estados de ánimo y las ganas que tengamos de prestarles atención, lograremos que ellos se tornen inseguros y se inhiban sin saber cuál será el momento más oportuno para continuar desarrollándose.

Por el contrario, si encendemos la luz verde y decimos siempre “SI”, los niños creerán que todo es válido volviéndose tiranos, irresponsable y egoístas.

(Continúa…)

 

  • anaci

    Totalmente deacuerdo los límites son un derecho de los niños.