Educación

Los límites: cómo, dónde y cuándo ponerlos (II)

Los “NO” deben colocarse de manera tal que los ayuden a en sus labores cotidianas a solucionar problemas, a fomentar su creatividad y su deseo de superación.

Es importante ante cualquier puesta de límites explicarles las consecuencias lógicas y naturales de sus elecciones y actitudes, sin utilizar las mentiras, las amenazas o el castigo físico.

Un niño es capaz de comprender que si come dulces en exceso lógicamente tendrá caries o le dolerá la panza, y que naturalmente, si continúa con esa actitud, podrá aumentar su peso.

Es preciso rescatar los errores como ejemplos fundamentales para seguir aprendiendo, no está mal equivocarse, es la manera que tenemos de encontrar las respuestas a nuestros cuestionamientos, tampoco está mal que no sepamos todo, no debemos avergonzarnos de nuestra ignorancia, si es necesario consultemos para poder ayudarlos.

Debemos tener presente que ellos no aprenden sólo con las palabras, sino también imitando conductas. Y nosotros somos sus modelos. Educar con responsabilidad es la tarea y nos será de gran ayuda apelar a la coherencia: ¿sería lógico pedir silencio a los gritos?

Imagen: consumer