EducaciónJuegos

La música en la infancia

la-musica-en-la-infancia1

La música en la infancia es una combinación de notas combinadas con estrategias didácticas educacionales, es un elemento común a todas las edades y las culturas que motivan valores, aprendizajes donde el rol del adulto es fundamental la guía de los educadores y/o personas que conviven con él. Contribuirá al desarrollo de diferentes áreas: la del lenguaje como prioridad y se utiliza muchas veces para desarrollar la memoria.

 Que los peques escuchen música clásica, acústicas u otras variedades mientras ellos juegan o realizan actividades diversas hará que puedan liberar emociones y sensaciones; complementar el juego con la música es brindarle un ambiente de armonía para que pueda desarrollar la consigna o actividad relajado/a. Con la música los niños pueden explorar nuevos sonidos al manipular objetos de diferentes maneras, crearles el hábito de escuchar y disfrutar de sonidos agradables como a estar en silencio.

 La música favorece la creatividad infantil y estimula la expresión, utilizarla correctamente favorece el desarrollo de las capacidades, potenciando las habilidades y aprender la organización espacio-tiempo para poder descubrir nuevas opciones para disfrutar; también es un medio de interacción con los pares, educadores y adultos que comparten lo cotidiano con el peque. El aprendizaje motiva un mejor aprendizaje de la lectura, las matemáticas por la lógica, la memoria de las letras que es extensible a otras áreas, las diferentes maneras de acceder al conocimiento en los planos: cognitivos, afectivos y psicomotricidad.

 Brinda a los peques estímulos constantes a la imaginación, crea a vínculos de una manera particular, genera aprendizajes diversos, posibilita la expresión, refuerza lazos que mantendrá para toda la vida … pues son aprendizajes profundos; influye en la adquisición de la rutina para los hábitos en la vida de los infantes. Fomenta la autoestima y promueve el desarrollo para una buena inserción social, fortalece también las aptitudes para consolidar relaciones.

La música brinda:

  • palabras para poder construir vocabulario y desarrollar el lenguaje,
  • la repetición de las mismas fortalece la memoria,
  • los patrones rutinarios colaboran en el saber que es lo próximo,
  • el ritmo incentiva y marca la coordinación,
  • comunicar sentimientos,
  • desarrollar la individualidad en la elección de lo que quieren escuchar,
  • reafirmar la motricidad (fina y gruesa) etc.