EducaciónSalud

Las peleas entre los hermanos

ninos.thumbnail

 En el momento que una pareja se une y planea tener pequeños, piensan en un entorno familiar en completa armonía, en el cual los pequeños si bien es probable que tengan algunas desavenencias entre ellos, podrán también disfrutar junto a sus papás. Generalmente esta situación se desarrolla así, pero cuando surgen las peleas aparecen también cierta decepción y muchas interrogantes: ¿Por qué se pelean si se quieren?, ¿A quién defendemos?, ¿Es por culpa nuestra?

Todos los pequeños y con más razón si son hermanos se pelean, y es debido primeramente a la convivencia. Es conocido que cualquier convivencia aparte de unirnos a la otra persona para compartir el diario vivir, trae además algunas diferencias lógicas. En los pequeños está presente la rivalidad, dado que se ingresa en el juego de la disputa por el amor de mamá y papá. Será curioso observar a los pequeños cuando llegan al hogar a mostrarles las buenas notas escolares a sus padres, la sonrisa dibujada en sus radiantes rostros se destaca.

Aparte de la satisfacción misma del pequeño por las conquistas logradas hay también una muy importante porción de deseos de destacarse ante los padres y de esta forma consolidar su amor, respeto y consideración. También es normal que los pequeños pregunten frecuentemente a sus padres quién fue el que mejor se portó o quién el que obedeció más. En esto no solamente está en consideración las metas personales logradas sino las comparaciones con el hermano.

Nuestro deber será ante todo evitar las riñas y peleas de manos. Habrá que interceptarlas de forma inmediata, no podemos permitirlas bajo ninguna circunstancia. También será muy beneficioso para todos poder escucharlos con la mayor imparcialidad que nos sea posible y recordar que no por tratarse del pequeño o pequeña más chica hay que otorgarle la razón. Siempre tendremos que intentar ser los más rectos y justos, y en todo momento fomentar el diálogo entre ellos.