Alimentación

Las frutas y verduras previenen las alergias de los bebés

Fresh fruits and vegetables

Comer frutas y verduras no solo es bueno para cuidar la salud de los bebés y conseguir que nuestra piel se vea joven y resplandeciente durante años, sino que estos ingredientes también son perfectos para prevenir las alergias en los niños.

Así lo afirma un estudio que acabo de conocer y que deseo compartir contigo; una investigación que ha sido llevada a cabo por un equipo de expertos de la Universidad de Southampton liderado por la experta Kate Grimshaw y que se ha publicado en The Journal of Allergy and Clinical Immunology.

Gracias a él, hemos podido saber que las frutas y verduras están deliciosas, son tremendamente sanas y, además, tienen el poder de prevenir la aparición de las alergias en el organismo de los peques.

Sin embargo, resulta curioso que los investigadores encargados de realizar este análisis no hayan podido determinar cuáles son las causas por las cuales los alimentos frescos previenen la aparición de las alergias.

Entonces, ¿cómo saben que las frutas son ideales para evitar la aparición de estas reacciones? Pues debido a que, tras observar a un total de 123 niños, han tenido la oportunidad de averiguar que los que no presentaban ningún tipo de alergia eran aquellos que consumían una dieta rica en frutas y verduras frescas, pollo y pescado.

Por otro lado, los pequeños que sustituían estos ingredientes por comidas precocinadas, salsas, patatas fritas y otras sustancias poco saludables fueron diagnosticados con una alergia a algún tipo de alimento.

Y, aunque como te he comentado anteriormente las causas por las cuales las frutas y verduras frescas previenen las alergias todavía es desconocida, no hay duda de que estos ingredientes fortalecen el sistema inmunológico de los niños y de que es necesario incluirlos en su dieta desde que son bien chiquitines.

¿A tu peque no le gustan nada las frutas y verduras y ya no sabes qué hacer para introducirlas en su dieta? En ese caso, lo que yo haría sería camuflarlas dentro de algún plato que llame su atención preparando, por ejemplo, licuados de frutas y verduras a base de ingredientes que posean colores llamativos y divertidos que atraigan a tu niño y le inviten a consumir estos saludables alimentos.