Alimentación

La lactancia y los mitos sobre las prótesis mamarias

Depositphotos_4106143_xs

Hoy en día son muchas las mujeres que se han colocado implantes en los pechos, la gran pregunta a la que todas ellas se enfrentan ante la maternidad, es si podrán o no dar de mamar a sus bebés. Existen una serie de mitos, en su mayoría todos negativos, que aseguran que la lactancia les está vedada a aquellas mujeres que tienen prótesis mamarias. Veamos algunos de estos mitos y la realidad respecto de los mismos.

Estética y lactancia

El primer mito ataca aquello por lo que la mujer se colocó las prótesis, esto es, la estética, ya que se dice que los pechos se caerán luego de amamantar. Esto es falso, ya que esto no es una consecuencia del amamantamiento sino del embarazo en sí debido al crecimiento de los pechos en este periodo y al aumento natural de peso que se da en el mismo. Otro mito ataca directamente el sentido maternal de toda mujer, ya que dicen que los implantes son dañinos para la lactancia. Este mito también es falso. No hay ningún problema que se haya comprobado por haber amamantado a un bebé con implantes mamarios, ya que estos no tienen contacto con las glándulas mamarias, sino con los músculos.

Lactancia, prótesis y tiempo

Los otros mitos giran en rededor del tiempo que lleva puestos los implantes la mujer, ya que se dice que si estos se han colocado antes de haber pasado un año del nacimiento del bebé no se puede amamantar. También es falso, la lactancia saludable no depende del tiempo que tengan los implantes sino de la colocación correcta de los mismos y de su calidad. El único mito que es verdadero es aquel que dice que si una mujer desea colocarse implantes mamarios luego de un parto, debe esperar al menos seis meses para hacerlo.