Embarazo

La ropa durante el embarazo

Happy pregnant woman with shopping bags

Los cambios que se producen en el cuerpo durante el embarazo hacen que sobre todo a partir del segundo trimestre muchas mujeres tengan que comprar ropa nueva, aunque también podemos aprovechar la nuestra.

La ropa de embarazada se utiliza muy poco tiempo, por lo que no merece la pena invertir demasiado. No debemos comprar ropa premamá a lo loco, es mejor adquirirla según la vayamos necesitando, ya que no sabemos cuánto vamos a engordar ni si vamos a retener líquidos, por ejemplo en las piernas, lo que puede afectar a la talla.

Sí que podemos comprarnos un par de pantalones de embarazada, uno vaquero y otro negro que van con todo y que seguro que utilizaremos, incluso las primeras semanas tras dar a luz. También podemos comprar vestidos con corte debajo del pecho que nos servirán después.

Si compramos ropa de embarazada tenemos que tener en cuenta que no sólo nos crecerá la barriga, sino que las piernas y los glúteos también pueden aumentar de tamaño, por lo que es mejor comprar prendas cómodas con tejidos elásticos.

En cuanto a los colores, es mejor decantarnos por tonos neutros, fáciles de combinar y sin estampados, ya que pueden aumentar el volumen.

De todas formas para aprovechar nuestra ropa podemos comprar alargadores o gomas elásticas para pantalones y faldas que lo que hacen es unir el botón de tu pantalón con el ojal.

Si tenemos blusas con botones las podemos llevar abiertas con una camiseta debajo, al igual que las rebecas. Si no engordamos demasiado podemos aprovechar nuestra ropa de arriba más ancha o pedirle a nuestra pareja que nos deje alguna camisa o un jersey.

Y seamos prácticas, a nuestras amigas y familiares podemos pedirles que nos dejen ropa de embarazada, otra forma de ahorrar y de dejarles más espacio en el armario.