Educación

La repetición del año escolar

escolares.thumbnail

 Es muy frecuente que transcurrido ya buena parte del año lectivo ya se mencione en los ambientes escolares y familiares la temida palabra “repetir”. De acuerdo como y donde sea utilizada dicha palabra, tendrá distintas consecuencias y resultados. En los actuales momentos, en que socialmente el ser un pequeño exitoso resulta ser mejor persona, origina en todos los ámbitos de la persona, familia y escuela diversas lecturas y maneras de vivirlo.

En algunos casos es indispensable la repetición del año escolar. La mayoría de las veces serán por razones de tonos afectivos como pueden ser separaciones de los padres, problemas familiares o dificultades propias de los pequeños. En otras situaciones, los pequeños no logran los objetivos del año escolar debido a enfermedades largas, que muchas veces justifican esta situación.

A veces la decisión de repetir el año escolar está a disposición de los padres, situación que en la mayor parte de los casos origina además de una importante cuota de responsabilidad, una carga de culpa hacia su propio pequeño. En estas situaciones planteadas es primordial el sostén de toda la familia y no solamente de los padres.

Lo más necesario será como padres y personas mayores saber controlar la grieta que se produce ante una posible repetición escolar. Habrá que explicarle al pequeño con claridad que es lo que desean de él, la forma en que se siente mamá y papá, y preguntarle de que manera quiere que lo ayuden. Repetir un año no sólo es para el pequeño, sino también para toda la familia. Es por eso que consideramos fundamental el abordaje preventivo de toda esta temática.