Embarazo

La paternidad

Depositphotos_6019867_original

Al inicio de la gestación, el padre sólo podrá experimentar los sentimientos de su próxima paternidad en forma indirecta, mediante sus ilusiones y de la futura mamá. A pesar de esto, las ansiedades y lógicos nerviosismos no estarán excluidas en él.

El embarazo de su pareja significa para el padre la confirmación de su potencia reproductora, una cualidad asociada a la virilidad que aún se continúa valorando en nuestra sociedad. El rechazo a una actitud o a la mujer, por el contrario, de sobreprotección e interés hacia ella son los dos extremos de un abanico en el que caben todas las reacciones posibles. También el futuro papá, con el nacimiento de su hijo, repasa sus propios apremios internos.

En muchas naciones antiguas, el papá imita las conductas de la pareja y, al instante del parto, finge incluso sentir las mismas dolencias. La psicología interpreta esta acción como una manifestación de la envidia con que los hombres contemplan la capacidad procreadora de la mujer. La ilusión por el hijo no impide que el papá deje de sentirse excluido en algún instante de los afectos de la madre. Es un sentimiento natural y necesario para que el futuro papá asuma su verdadera paternidad.

Etiquetas: